Unas palabras de reflexión sobre la comida del Papa Francisco

¿Qué ha dicho el Papa para esta semana?

Luego de rezar el muy esperado Ángelus Dominical en la misa de San Pedro, el Papa Francisco hizo un llamado de conciencia para recordar el valor de la comida en la mesa.

Entre los argumentos que propuso mencionó el hambre que sufrieron las víctimas de la guerra. Mencionó a modo de pregunta retórica sobre qué pensarían los afectados si se repitieran esas imágenes en el día de hoy.

Basándose en las enseñanzas del evangelio, acentúo la necesidad de pensar en el prójimo en asuntos como estos, rescatando lo imperativo de que todos los habitantes del mundos puedan gozar de un bocado.

Decía el Sumo Pontífice que la comida es sagrada y es un pecado desperdiciarla. Según el Papa, debe disfrutarse los residuos en otra comida o dándosela a los más necesitados, pero considerarla un desperdicio no pueden ser una opción.

Reflexiones en la misa del Papa

Reflexiones sobre los hábitos de todos los días son frecuente en estas reuniones. Volviendo a los principios del cristianismo y a las enseñanzas de Jesús en el Nuevo Testamento, estos episodios son traídos a colación para dar una reflexión en torno a la necesidad de revisarnos a nosotros mismos y evaluar qué está bien y qué no.

Este domingo ha sido mencionado el pasaje de la multiplicación de los panes y los peces como metáfora a las ideas que deseaba resaltar.

Importancia de estas reflexiones

Indistintamente de la creencia y la cercanía que exista por la fe cristiana, el Papa Francisco suele hacer estos llamados con un tono público como problema para la humanidad. En ocasiones previas ha llegado a mencionar la compasión, el amor, la contaminación y la vida en familia.

Las conclusiones de esta cita han buscado hacer un asterisco a la importancia de reutilizar la comida que sobra.